Covid-19

Covid-19: Ante todo, las personas

Secretario General de la OMT Zurab Pololikashvili

Se parte de la transformación #ViajaMañana

El brote mundial de COVID-19 ha llevado al mundo a su paralización, y el turismo ha sido el más afectado de todos los grandes sectores económicos. En un marco de incertidumbre exacerbada, contar con información actualizada y fiable es más importante que nunca, tanto para los turistas como para el sector.

  • cooperando estrechamente con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el organismo principal de las Naciones Unidas para la gestión de este brote;
  • garantizando, junto a la OMS, que las medidas de salud se apliquen velando por reducir al mínimo las repercusiones innecesarias en los viajes y el comercio internacionales;
  • posicionándonos en solidaridad con los países afectados; y
  • haciendo hincapié en la resiliencia demostrada por el turismo y prestándonos a apoyar la recuperación.

Lo que estamos haciendo

Destacados

Últimas noticias

El sector turístico tiene el compromiso de poner en primer lugar a las personas y su bienestar.

En su calidad de organismo de las Naciones Unidas que lidera la contribución del turismo al desarrollo sostenible, la OMT emitió una declaración conjunta con la OMS, el organismo principal de las Naciones Unidas al frente de la respuesta mundial al COVID-19.

Ambas organizaciones piden responsabilidad y una mayor coordinación para velar por que las medidas de salud se apliquen reduciendo al mínimo las interferencias innecesarias en los viajes internacionales. Además, la respuesta del turismo ha de ser mesurada, coherente y proporcional a la amenaza de salud pública, y ha de basarse en una evaluación local del riesgo.

La responsabilidad personal es el paso más importante que las personas pueden dar para protegerse a sí mismas y a otras personas. Los viajeros deben familiarizarse con las prácticas de prevención básicas que se aplican durante los viajes y en la vida cotidiana (orientaciones de la OMS para el público). Entre ellas figuran las siguientes:

  • lavarse las manos con regularidad,
  • seguir el protocolo normal al toser,
  • aplazar los planes de viaje en caso de enfermedad, y
  • evitar el contacto con personas que padezcan infecciones respiratorias agudas.

Es esencial mantenerse informado de la evolución de la situación, especialmente cuando se viaja. Los viajeros deben verificar periódicamente con la OMS y a través de otros recursos fiables las últimas actualizaciones e información emitidas por los profesionales de la salud y los viajes.

Los viajeros son responsables no solo de su propio bienestar, sino del bienestar de quienes los rodean. Deben estar al tanto de los síntomas y tomar todas las medidas recomendadas para la higiene personal.

Cuiden su salud y viajen de manera responsable siguiendo las pautas indicadas.

En la actualidad, el sector turístico es uno de los más afectados por el brote de COVID-19, con repercusiones tanto en la oferta como en la demanda de viajes. La situación plantea un riesgo negativo adicional en un contexto de debilidad de la economía mundial, tensiones geopolíticas, sociales y comerciales, así como un comportamiento desigual de los principales mercados emisores de viajes.

Teniendo en cuenta el carácter evolutivo de la situación, es demasiado pronto para calcular la plena incidencia del COVID-19 en el turismo internacional. Para su evaluación inicial, la OMT toma como referencia el escenario del SRAS de 2003, teniendo en cuenta el tamaño y la dinámica de los desplazamientos mundiales y las disrupciones actuales, la expansión geográfica del COVID-19 y sus posibles repercusiones económicas:

  • En la actualidad, la OMT estima que, en 2020, las llegadas de turistas internacionales podrían disminuir entre un 20-30%, en comparación con el crecimiento de entre un 3% y un 4% previsto a principios de enero de 2020.
  • Esto podría traducirse en una pérdida de entre 30.000 y 50.000 millones de dólares de los EE.UU. en el gasto de los visitantes internacionales (ingresos por turismo internacional).
  • Las estimaciones para otras regiones del mundo son por el momento prematuras, habida cuenta de la rapidez con que evoluciona la situación.

La OMT subraya que cualquier estimación debe tratarse con cautela debido a la evolución inestable e incierta del brote, que podría dar lugar a nuevas revisiones.

EVALUACIÓN DEL IMPACTO DEL BROTE DE COVID-19 EN EL TURISMO INTERNACIONAL  

La OMT está observando la introducción de restricciones a los viajes. Allí donde se introducen, deben basarse en las más recientes recomendaciones de los expertos y tener como principal preocupación la salud pública.

En este contexto, la OMT ha subrayado la importancia del diálogo y la cooperación internacional. Este desafío común presenta a la comunidad mundial, incluido el sector turístico, la oportunidad de colaborar más estrechamente y mostrar que la solidaridad puede ir más allá de las fronteras nacionales.

Se espera que las pequeñas y medianas empresas (que representan alrededor del 80% del sector turístico) se vean particularmente afectadas, lo cual puede tener repercusiones para los millones de personas en el mundo para las que el turismo es su medio de vida, incluidas las comunidades vulnerables que dependen del turismo como vehículo para impulsar su desarrollo y su inclusión económica.

Debido a su naturaleza económica transversal y su profunda huella social, el turismo se encuentra en una posición privilegiada para ayudar a las sociedades y comunidades afectadas a regresar al crecimiento y la estabilidad. A lo largo de los años, el sector ha demostrado siempre su resiliencia y su capacidad no solo para recuperarse como sector, sino para liderar una recuperación económica y social más amplia. Para ello hacen falta un apoyo y un reconocimiento político adecuados.

En este contexto, la OMT pide:

  • apoyo financiero y político a medidas de recuperación dirigidas al sector turístico en los países más afectados;
  • planificación e implementación de medidas de recuperación e incentivos en coordinación con las organizaciones internacionales de desarrollo y donantes; y
  • que el apoyo al turismo se incluya en los planes y medidas generales de  recuperación de las economías afectadas.

Al igual que en el pasado, la OMT proporcionará orientación y apoyo para las medidas de recuperación de sus miembros y del sector del turismo público y privado, incluidos los organizadores de ferias y eventos turísticos.

A través de su web y de sus canales en redes sociales (Twitter, Instagram, LinkedIn, Facebook).

Conoce más