Proyecto Primer Plano | Contexto

Proyecto Primer Plano | Contexto

El turismo tiene el potencial de contribuir al Objetivo de Desarrollo Sostenible 5 de la ONU: lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas.

Igualdad de género El proyecto Primer Plano basa sus actividades en el Plan de acción del Informe mundial sobre la mujer en el turismo segunda edición, que se centra en seis áreas principales de importancia estratégica para el empoderamiento de la mujer en el sector turístico: empleo; emprendimiento; educación y entrenamiento; liderazgo, políticas y toma de decisiones y comunidad y sociedad civil.

A través de este proyecto, la OMT apoya a los cuatro países participantes en la implementación de las recomendaciones del informe, incluyendo al sector público, empresas turísticas y diferentes organizaciones turísticas en cada país, con el fin de utilizar la recuperación de la pandemia del COVID-19 para brindar oportunidades que empoderen a las mujeres a través del turismo.

Con la colaboración del Ministerio Federal Alemán de Cooperación Económica y Desarrollo, Deutsche Gesellschaft für Internationale ZusammenarbeitGIZ y ONU Mujeres, Primer Plano se está implementanto en 4 Estados Miembros de la OMT:

OBJECTIVOS

  1. Facilitar el acceso de las mujeres a la fuerza laboral del turismo;
  2. Crear una cultura institucional que promueva el rol de la mujer en el turismo; 
  3. Brindar las condiciones necesarias a nivel institucional para facilitar el análisis de género en el desarrollo del sector turístico.

  1. Fomentar un entorno empresarial que tenga en cuenta a las mujeres y cuente con un mayor nivel de liderazgo por su parte; 
  2. Abordar las dimensiones de género del empleo informal en el turismo; 
  3. Articular una coordinación territorial en turismo y género; 
  4. Fomentar el liderazgo y el intercambio de conocimientos sobre la producción turística; 
  5. Considerar el eje migratorio en el turismo; 
  6. Abordar el eje: agua, género y turismo. 

  1. Promover el emprendimiento turístico en términos de género; 
  2. Fortalecer la diversificación y distribución del turismo con efecto positivo en las mujeres; 
  3. Abordar el eje de la violencia contra la mujer y el turismo; 
  4. Abordar las dimensiones de género del trabajo informal en el sector turístico. 

  1. Fortalecer las políticas públicas de turismo basadas en estándares que aborden el empoderamiento económico de la mujer; 
  2. Abordar la violencia contra la mujer en el turismo; 
  3. Abordar las dimensiones de género del trabajo turístico informal. 

CONTEXTO

Jordania tiene uno de los porcentajes más bajos del mundo de participación femenina en la fuerza laboral, con la mayoría de las mujeres trabajadoras concentradas en el sector servicios. El turismo es un sector estratégico para Jordania, sin embargo, la participación de las mujeres en el sector es baja, encontrándose entre los cinco países con menor porcentaje de la región de Oriente Medio.

Las opiniones y percepciones culturales predominantes son algunas de las principales barreras que dificultan la participación de las mujeres en el turismo en Jordania, con ideas como:

  • Las mujeres son las principales cuidadoras de las familias;
  • Las mujeres casadas no trabajan tan bien como sus homólogos masculinos;
  • En los hoteles, los ascensos laborales pueden significar la movilidad a otra cadena hotelera o al exterior, por lo que las mujeres casadas no pueden desplazarse.

Tras la pandemia del COVID-19 se ha visto una leve mejora y aumento de la fuerza laboral femenina en el sector de servicios de alojamiento y alimentación. Según datos del Ministerio de Turismo y Antigüedades de Jordania, en octubre de 2021 la participación de las mujeres en las actividades registradas representaba el 10%. La Organización Internacional del Trabajo estima que en Jordania, antes de la pandemia de COVID-19, las mujeres representaban el 3,27% de la fuerza laboral en el sector de servicios de alojamiento y alimentación. En otras actividades turísticas hay una participación mínima de la mujer, situación que dificulta  la diversificación, la innovación y el desarrollo sostenible del sector.

En Costa Rica, como en muchos países del mundo, una gran cantidad de mujeres laboran en sectores económicos relacionados con el empleo turístico como: artesanías, gastronomía, guía turística, hospedaje y otros servicios afines, así como otros que indirectamente están relacionados al turismo gracias a la gran capacidad que tiene este sector para generar encadenamientos productivos con otros, casi de forma natural.

Según la Organización Internacional del Trabajo, el porcentaje de trabajadoras del turismo en Costa Rica tras el impacto inicial de la pandemia COVID-19 sigue siendo alto (62% de la fuerza laboral total) y un porcentaje más alto de hombres han perdido sus trabajos (-23,7%) que de mujeres ( -19,3%). Sin embargo, la pandemia ha provocado un aumento de las desigualdades de género en las áreas de educación, empleo, violencia de género y salud de la mujer. Este retroceso en materia de equidad de género no solo afecta al turismo, también impacta con fuerza en el desarrollo sustentable de otros sectores y acentúa los desafíos que antes existían para las mujeres en el turismo en Costa Rica.

Antes de la pandemia de COVID-19, en la República Dominicana las mujeres representaban el 57,25% de las personas empleadas en el sector de servicios de alojamiento y alimentación, de acuerdo a los datos recogidos por ILOSTAT. Sin embargo, este porcentaje, aunque está por encima del promedio mundial, incluye una gran cantidad de mujeres que trabajan en empleos poco cualificados y mal remunerados, además de contar con muy escasas oportunidades de promoción profesional.

En particular, las trabajadoras del turismo en la República Dominicana a menudo tienen empleos relacionados con el trabajo doméstico y de cuidados, mientras que los hombres, por otro lado, se distribuyen en una gama más amplia de ocupaciones dentro del sector, obteniendo más posibilidades de avance profesional. Independientemente del tipo de trabajo realizado por las mujeres, la prioridad del proyecto Primer Plano es garantizar que el empleo turístico les brinde condiciones de trabajo dignas, oportunidades para ascender en la pirámide ocupacional y acceder a las esferas de toma de decisiones en el lugar de trabajo.

Una alta proporción de mujeres forma parte del sector turístico en México (52% según ILOSTAT). Las mujeres se dedican principalmente al turismo como emprendedoras (71% versus 28% hombres según ILOSTAT) y una gran proporción de ellas trabajan en negocios familiares ( un 73% versus 26% de hombres según los hallazgos de ILOSTAT).

La gran mayoría de las mujeres se enfrentan a barreras importantes como el acceso a recursos financieros y a tecnología, empleo informal, entornos laborales inseguros y violencia de género. Estas barreras reducen las posibilidades de que las mujeres avancen dentro de la cadena de valor del turismo. Abordar la brecha salarial de género (37% en promedio, teniendo en cuenta los principales destinos de viaje), así como la prevención del abuso y el acoso sexual en el lugar de trabajo, se consideran factores clave para el empoderamiento de las mujeres en México. Alrededor del 84% de las empresas en todo el país tienen una política de tolerancia cero contra la discriminación por género, pero sólo unas pocas están vinculadas al turismo y están implementando mecanismos que promuevan específicamente el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género.

Cooperación Alemana
GIZ
ONU Mujeres

Enlaces relacionados:

 
Twitter UNWTO
Instagram UNWTO
YouTube UNWTO
Facebook UNWTO
LinkedIn UNWTO
Flicker UNWTO