Machu Picchu: Primera maravilla carbono neutral del Mundo

Machu Picchu: Primera maravilla carbono neutral del Mundo

Transformar la visión en acción - Política y gestión

16 de diciembre de 2020

Santuario Histórico de Machu Picch

Declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO en el año 1983 y una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno en el 2007, el Santuario Histórico de Machu Picchu puede definirse como un prodigio arqueológico. No obstante, su riqueza natural aún no es apreciada en su real dimensión, si consideramos que se trata del hábitat natural de especies como el oso andino (Tremarctos ornatus), además de aves y orquídeas endémicas. Estamos ante uno de los ecosistemas más frágiles y amenazados del planeta.

La pérdida de los bosques de nubes es un riesgo de impacto global latente que ocurre por diversos factores, como crecimiento poblacional y el uso no regulado de tierras para pastoreo, tala o agricultura, lo cual conduce a diversas alteraciones del hábitat y la degradación de los servicios ecosistemicos, entre ellos la capacidad de absorción de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero.

Entre las consecuencias más evidentes, se encuentra la advertida por Naciones Unidas en setiembre de 2019: vivimos un período de emergencia climática, que impactará de forma cada vez más evidente a todos los segmentos sociales y económicos, sin excepción. La emergencia climática, cada vez más evidente, no es un fenómeno natural, sino el resultado de algunas –relativamente pocas– décadas de excesos en la emisión de gases de efecto invernadero, los cuales hoy se acumulan en la atmósfera y alteran el equilibrio del clima en nuestro planeta.

En el Perú, se estima que cerca del 5% del total de emisiones están relacionadas al turismo.  Estos hechos, revelan la importancia del compromiso de la industria del turismo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Principalmente con los objetivos 12 ( Producción y Consumo Responsable) y el Objetivo 13 (Acción Climática), que promueve la mitigación de CO2 a través de la compensación y reducción de emisiones. 

Teniendo en cuenta el desafío de desconectar la reactivación del turismo del aumento de emisiones de CO2, el destino Perú ejecuta un enfoque integral de mitigación del cambio climático, que contempla tres niveles de acción.

  • El primer nivel es el de destinos, que se comprometen a curvar sus emisiones de carbono y alcanzar la neutralidad, siguiendo los lineamientos del Acuerdo de París,  el ejemplo más significativo es Machu Picchu;
  • El segundo nivel es el de empresas, donde se trabaja con gremios, a nivel corporativo y cadenas de valor, buscando que se alcance la certificación carbono neutral;
  • El tercer nivel, es el de los turistas, quienes a través de acciones de mitigación pueden compensar la emisiones de carbono de sus viajes y de esta forma conectarse con acciones de restauración de ecosistemas y recuperación de la biodiversidad.

Estos tres niveles de acción, se integran en la visión que promueve One Planet en favor de las personas, el planeta y la prosperidad.

Es en este contexto, que el pasado 14 de octubre de 2020, una alianza estratégica constituida por la Municipalidad Distrital de Machu Picchu, Inkaterra, Grupo AJE y el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (SERNANP), acompañados por aliados de la Comisión de la Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (PROMPERU), el Ministerio de Ambiente, la Sociedad Hoteles del Perú, y la Asociación Peruana de Empresas de Aventura y Ecoturismo (APTAE), dieron a conocer su compromiso climático para convertir a Machu Picchu en la primera maravilla del mundo y el primer destino turístico a nivel internacional que alcance el certificado carbono neutral.

Se ha iniciado una colaboración con la empresa certificadora Green Initiative, a fin de que en los próximos cuatro meses Machu Picchu atienda los requisitos necesarios para alcanzar la certificación Carbono Neutral. Este compromiso busca reducir las emisiones de carbono en un 45% hacia el año 2030, y alcanzar las emisiones netas cero (carbono neutralidad) para el año 2050, conforme los lineamientos del Acuerdo de Paris.

Esta alianza nació a raíz de una crisis de manejo de residuos en Machu Picchu, por la cual en el 2016 UNESCO evaluó la inclusión de la ciudadela inca en la lista de Patrimonios Mundiales en Riesgo.

La primera acción fue la donación por parte de Inkaterra y AJE  de una máquina compactadora a la municipalidad  distrital de MP  para procesar siete toneladas diarias de residuos plásticos. El éxito de esta iniciativa fue seguido por la Planta de Transformación de Aceite en Biodiesel y Glicerina, inaugurada el 2018 en Inkaterra Machu Picchu Pueblo Hotel a fin de evitar el derrame de aceite en el río Vilcanota.

El proyecto más reciente es una tecnología innovadora con la capacidad de procesar a través de pirólisis (descomposición química a altas temperaturas en ausencia de oxígeno, sin emisión de carbono) ocho toneladas de residuos orgánicos. De ello se genera bio-carbón, fertilizante natural que ayudará a la reforestación del bosque de nubes con un millón de árboles de quina, especie icónica presente en el escudo nacional y con propiedades medicinales y otras especies endémicas, cuyo cultivo ayudará a restaurar la biodiversidad y prevenir desastres naturales en Machu Picchu.

El destino Perú, goza el privilegio de tener este patrimonio cultural y natural de la humanidad, lo cual conlleva la gran responsabilidad de cuidarlo para las futuras generaciones. Esta alianza comprometida con la descarbonización de Machu Picchu, es un ejemplo de este compromiso de acción climática del destino Perú. Se trata de un caso de éxito sobre las metas que pueden alcanzarse cuando los sectores público y privado trabajan de la mano. Con el apoyo de la comunidad local, se ha logrado el primer destino de América Latina con una economía circular, a través del manejo sostenible de sus residuos.

El Perú, tendrá la primera Maravilla del Mundo Moderno comprometida y certificada como Carbono Neutral, mitigando su huella de carbono y ofreciendo  a todos sus visitantes una experiencia climáticamente responsable y coherente con los grandes desafíos del sector de turismo y del planeta. 

Este artículo ha sido elaborado por los miembros del Patronato de MachuPicchu, una instancia de colaboración multi-sectorial que apoya la Municipalidad Distrital de Machu Picchu, catalizando el intercambio de conocimiento, la movilización de recursos y proyectos estratégicos que contribuyan con la inversión y el desarrollo sostenible. Para más información visita la página web de Green Initiative.